EL HOMBRE MENGUANTE

Vas construyendo tu biografía como algo valioso, un relato singular, algo representativo, significativo. Pero un día te das cuenta de que la camisa te viene grande, no sabes porqué pero algo ya no encaja. Cada vez te cuesta más subir los escalones que llevan hasta a tu piso. No sabes si te estás haciendo pequeño o el mundo se te queda grande.

Empiezas a estirar los brazos, a ponerte de puntillas, a hacer cosas verdaderamente extrañas, porque intentas alcanzar algo y a pesar de todo no llegas. Lo intentas todo para detener el proceso pero sigues haciéndote más y más pequeño. Tienes que adaptarte, servirte de lo que encuentras a tu alrededor con fines diferentes para los que estaban diseñados. Una aguja será tu espada mientras puedas sujetarla, porque no hay descanso y todo lo que antes te era indiferente hoy son enormes amenazas. Y terminas refugiándote en una caja de cerillas para sólo salir cuando el hambre aprieta.
Hace tiempo que nadie te ve. Ahora sólo piensas en subsistir, es tu obsesión. Sobrevivir es tu prioridad. Eres un superviviente en un mundo hostil. A pesar de todo o a toda costa, lo estás logrando, sigues aquí y eso te hace sentir fuerte, poderoso. ¿Es que acaso la vida desnuda, la vida pura que se mide en cuanto a su duración y que persigue la ausencia de dolor es menos valiosa? Y desde tu milimétrico rincón, mirando hacia la inmensidad de afuera, te das cuenta de que, cuando ya no hay elección, tomar una decisión puede ser la única alternativa. ¿Qué vida quiero vivir?

Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla

(...)

TONI
El hombre menguante.

JULI
Un- hombre - que-se hace - cada vez - más - pequeño.

TONI
Contar la historia de un hombre menguante que cada vez se hace más pequeño me parece una obviedad.

JULI
Es el cómo la cuentas, los procedimientos, los medios...

(Miran a su alrededor. No tienen nada)
TONI
El título es bueno/

CÉSAR
Muy bueno/

TONI
El título lo vamos a dejar. Se queda.

(...)


Nos interesa la idea de supervivencia, sobrevivir, la vida con un prefijo (SUPER-/SOBRE-) que condiciona la vida dándole valor o restándoselo. Sobrevivir en dos líneas diferentes aunque compatibles: como concepto pragmático pero también como intensidad.

Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla

+ SOBRE EL ESPECTÁCULO

Cómo habitar nuestro presente si vivimos entre expectativas frustradas y esperanzas inciertas. Enmudecemos cuando nos preguntan qué planes de futuro tenemos. Nos han robado el derecho a crearnos un proyecto de vida. ¿Qué hacer cuando todo aquello que nos sustenta se contrae o desintegra?

El hombre menguante es la escenificación de una búsqueda: cómo posicionarnos en un entorno hostil donde nos sentimos cada vez más aislados, más excluidos, más vulnerables, más desencantados. No queremos caer en un victimismo pasivo. Buscamos sacar algo en positivo para no sumirnos en la impotencia.

¿Qué podemos hacer? Estamos viviendo tiempos de cambio. Estamos mutando. Nuestro sistema de supervivencia ha dejado de ser efectivo. Tenemos que tomar nuevos caminos, caminos a veces estrechos, provisionales, difíciles o extraños. Así que dejemos atrás convenciones estáticas e ideas fijas sin temor a cuestionarnos: si estamos perdidos quizás no quede otra que asumir la pérdida; si nos puede la ansiedad enfrentemos la incertidumbre; si no hay nada a lo que aferrarse experimentemos ese vacío. No seremos grandes hombres, para muchos somos invisibles pero aquí estamos, aquí seguimos y no nos resignamos a desaparecer. Vamos a seguir luchando. No tenemos otra opción. El hombre menguante es una propuesta que gira sobre la mera supervivencia. Poca cosa…

Nos interesa la idea de supervivencia, sobrevivir, la vida con un prefijo que la condiciona. Sobrevivir en dos líneas diferentes aunque compatibles: como concepto pragmático pero también como intensidad.

Tú pones una sala, luz general y público. Nosotros un título y tres individuos frente a ese público. Público forzosamente transmutado en clientes a los que de alguna manera habría que satisfacer. Tres profesionales buscando conciliar necesidad y oportunidad, que representan a la perfección el modelo de trabajador precario que se trata de extender al resto de ámbitos profesionales.

Y humor, porque no queremos pasarlo mal.

Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla

FITXA ARTÍSTICA

Intèrprets
Toni Agustí + César Tormo + Juli Disla

Ayudante de dirección
Cristina Fernández

Fotografia
Jordi Pla

Dramatúrgia
Pérez&Disla

Text
Juli Disla

Direcció
Jaume Pérez Roldán

Agraïments
Celia Riera, Mila Molero, Concha García, Nuria Mirto, Anabel Murcia, Paloma Pérez, Manolo Conde, Patrícia Pardo, Comissura Espai, Tribu Teatro, Atirohecho, Escuela del Actor. Espectáculo en residencia Graneros de Creación 2014 de Espacio Inestable (València).

FITXA TÉCNICA

El espectáculo NO precisa de dotación técnica específica. En el caso de la iluminación se requiere luz general sobre el espacio. En relación al sonido tampoco necesitamos de ningún tipo de dotación.

Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla

PREMSA / CRÍTIQUES

En “El Hombre Menguante” la compañía valenciana Pérez&Disla realiza una trabajo que derrocha ingenio en el discurso escénico, imaginación artística y profundidad significativa. El espectáculo, a la par de cómico permite una seria reflexión.
Manuel Sesma Sanz – ARTEZblai


Después de La gente, divertida, escéptica y esperanzada sátira asamblearia, la compañía valenciana Pérez & Disla vuelve a poner el dedo en la llaga, con este espectáculo de pequeño formato en el que las peripecias del protagonista de la película de Jack Arnold y su progresiva jibarización, sirven de metáfora clara de lo que al espectador medio le acontece. (…) Un espectáculo sutil y sugestivo, en tiempos de obviedad y vocerío.
Cuando todo son mejoras – El País – Javier Vallejo


“Imagino que la frescura del proyecto y la honestidad con la que marcó el director Jaume Pérez a los actores Toni Agustí, César Tormo y Juli Disla, fue el sello de fábrica, la puesta en escena es ágil, y al estar tan representada la obra, el trabajo de los actores va sobre ruedas, conservando la frescura con la que se encaran con el público, y el mensaje está intacto.
No es una función para escribir sobre ella, es una obra viva, que se debe ver representada. Los personajes son un caramelo, por los que se siente empatía desde la primera vez que aparecen juntitos los tres en escena, y la interpretación de Toni Agustí, César Tormo y Juli Disla, es un regalo

El hombre menguante de Pérez&Disla – La Tarántula revista cultural Luis Muñoz Diez

El increíble teatro menguante
EL HOMBRE MENGUANTE, de Juli Disla.- Espacio Inestable


Vi primero la película, de niño, y me quedé hondamente impresionado. Leí después, de adolescente, el relato de Richard Matheson, que me entusiasmó, como todo lo que de él he leído. Pero la literatura jamás podrá borrar de mi mente las imágenes contundentes y poderosas del film de Jack Amold. Ese gato gigantesco tratando de atrapar al hombrecito refugiado en una casa de muñecas; esa batalla descomunal entre el hombre minúsculo, armado con una aguja-lanza y el arácnido monstruoso… Imposible de olvidar.

Supongo que otro tanto les ocurriría a Pérez (Jaume) y Disla (Juli), director y autor respectivamente de esta propuesta teatral que narra parte de la fabula de Matheson y se vale de ella como ilustración narrada de un suceso escénico que simulan representar ante nuestros ojos perplejos los tres actorés de la representación: Toni Agusti (el hombre desnudo), César Tormo (el vigilante) y el propio Disla (el conductor). Tres actores que juegan a ser eso mismo, a ser actores de un producto teatral que van explorando y desarrollando a la vista del respetable. Pero no se trata de una improvisación: todo está muy calculado y medido para producir una sensación de desasosiego, de inconformismo sin expectativas. No las tengan, nos advierten los intérpretes: si han venido a ver este espectáculo con altas expectativas, rebájenlas, porque no las vamos a satisfacer, esto es el relato de la mengua, del empequeñecimiento. No porque no sepamos ofrecer cosas mayores o mejores, hemos demostrado muchas otras veces que ‘sí podemos. Pero en esta hora necesitamos recurrir a la poética de la sustracción, atropellar las palabras, solaparlas, aligerar los gestos, mostrarnos libres de ropajes. No citan a Celaya, lo expresan a su modo:

Porque vivimos a golpes, porque a penas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo. Como la poesía para el poeta, el teatro es para Pérez&Disla tan necesario como el aire que exigimos trece veces por minuto. No es un espectáculo gota a gota pensado, no es un bello producto, no es un fruto perfecto, es una metáfora cargada de amarga ironía. Grito en el cielo y acto en la tierra. Agonía, sí, pero en el sentido etimológico del término: lucha, combate, contienda, ansia…

Nel Diago (Cartelera Túria N·2.649 7-13 Noviembre 2014)


Tras quedar finalista en los MAX con la obra LA GENTE, la compañía Pérez&Disla sube a escena EL HOMBRE MENGUANTE, una excelente pieza que, como aquella, está escrita en clave humorística.
itsplaytime.es

El hombre menguante es necesaria en la época de crisis actual, y aún así no ofrece recetas, ni dogmas ni verdades absolutas, todo lo contrario, cotidiana y fresca.
Jesús Tirado – 8pistas


Vi esta obra hace algunos meses y creo que es una de esas cosas con las que te encuentras por sorpresa y de vez en cuando te vuelve a la mente, una frase, una imagen, una idea de cuando estabas frente a ella. Tiene la peculiaridad de hacer que la mayoría de la gente se sienta identificada con muchos aspectos que plantea y, a la vez, que cada uno viva la experiencia de una manera diferente. Debido a que conectamos con recuerdos y vivencias que condicionan la interpretación personal de lo que nos transmite la obra.
Irene Roca – 100gradosfanzine


¿Por qué deberíamos definir esta obra cuando en la misma se trata de evitar definiciones y meternos en un torbellino de movimiento y creación?
Es que “El hombre menguante” nos sumerge en el todo y en la nada en cuestión de segundos… muestra la austeridad material y la riqueza en la creatividad, la reflexión tortuosa y la simplicidad del no cuestionamiento (a veces peligroso), el derrumbe y la exaltación, la gloria y la caída. Pero por sobre todo la lucidez, el ritmo, el absurdo cotidiano, las ganas de hacer: la resistencia, los efectos benéficos de llevar adelante una actitud de resiliencia en momentos tan complejos como éstos. Y lo logran, vaya si lo logran.

Una creciente y delirante realización – Kaos en la red – Diana Cordero


Las preguntas obtienen respuestas viendo el montaje, porque, a pesar del humor, disparan dardos llenos de crítica, de ironía, de amarga realidad. Y lo hacen con una escasez de medios que agudiza su ingenio y hace que resalte aún más su talento. (…) La calidad y la genialidad del director y los intérpretes y su capacidad de llegar al espectador incluso cuando le ignoran son, sencillamente, abrumadoras. Por todo ello, El hombre menguante es de aquellos espectáculos que te desconciertan y a la a vez te seducen y te conquistan. Ojalá sigan exhibiéndolo en numerosas salas (¿para cuándo Barcelona?), porque es digno de ver. Y habrá que seguir de cerca a Pérez&Disla, que, como ya hicieron en La gente, siguen apostando por la buena escena contemporánea
El hombre menguante o cómo montarlo – La huella digital – Esther Lázaro


Presentación 'El hombre menguante'
La Fundición Bilbao (video)


Delirante obra española llega a sala Upla
Prensa chilena 1


Compañía española vuelve a Valparaiso con su nueva apuesta
Prensa chilena 2


Destacada compañía española Pé&Disla se presentará en sala Upla
La Juguera (Chile)


Presentación 'El hombre menguante'
Red de Teatros (audio)


Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla
Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla Obra teatral 'El hombre menguante' per Pérez&Disla

TREBALLS